Equipo

Movimientos sigilosos, ritmos de mercado

En un mundo donde el pulso de las finanzas globales nunca descansa, un cambio sísmico se propaga desde el corazón del sistema monetario estadounidense. 2022 fue testigo del audaz movimiento de la Reserva Federal para reducir su colosal balance de $ 9 billones, anunciando el amanecer del ajuste cuantitativo (QT). Pero contrariamente a las expectativas, los efectos de QT en los precios de los activos fueron más sutiles de lo previsto. Ahora, saliendo del margen, el Tesoro de EE. UU. toma el centro del escenario, encabezando un período de ajuste cuantitativo aún más estricto. 

Dentro de los intrincados pasillos de la ingeniería financiera, las autoridades monetarias aumentaron discretamente la liquidez, un movimiento destinado a evitar una crisis bancaria que se avecinaba, una estrategia acertadamente denominada "Flaxificación cuantitativa sigilosa". Si bien el objetivo principal de QT era disminuir la liquidez, las acciones estratégicas del Tesoro de EE. UU., como la reducción de su cuenta general y principalmente la emisión de bonos gubernamentales a corto plazo, contrarrestó curiosamente el impacto de QT. Esta resistencia inesperada de la economía estadounidense dejó a muchos economistas rascándose la cabeza. Pero a medida que se desarrolla 2023, un cambio es palpable. La Secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, ha estado amplificando sutilmente la fuerza de QT al liberar un mayor número de notas y bonos del Tesoro, introduciendo nuevas complejidades en el mercado. Cuando los participantes compran estos bonos, pueden usar efectivo, endeudarse o vender otros activos. Dado que las letras del Tesoro tienen un riesgo de duración bajo, los participantes del mercado se inclinan más a usar efectivo oa endeudarse. Sin embargo, la mayor exposición a las tasas de interés de las notas y bonos del Tesoro hace que los actores del mercado reconsideren su riesgo, lo que a menudo los lleva a vender activos para equilibrar el riesgo adicional que resulta en un mayor endurecimiento. 

Este cambio plantea una pregunta apremiante: ¿Quién dirige realmente el curso de QT? ¿Es la Reserva Federal o el Tesoro de los Estados Unidos? A medida que el Tesoro lanza bonos más riesgosos, las partes interesadas del mercado se encuentran ajustando apresuradamente las estrategias para mitigar estas nuevas incertidumbres. 

Aquí está el giro: a pesar de los cambios monumentales y las operaciones encubiertas, podría no ser suficiente para descarrilar el repunte sostenido de las acciones presenciado este año, ya que una tormenta podría estar avecinándose en el horizonte. A medida que avanzamos, los inversionistas deben prepararse para una era de imprevisibilidad, donde las tendencias del mercado desafían la sabiduría convencional y las acciones monetarias desafían continuamente creencias arraigadas. La danza financiera entre la flexibilización y la contracción continúa.

Este sentimiento se acentúa aún más a medida que los inversores analizan las actas de la reciente reunión del FOMC de julio. Las notas revelan una mayor preocupación entre los funcionarios sobre las amenazas inflacionarias inminentes, lo que sugiere un llamado a una intervención monetaria más asertiva. Actualmente, el consenso de los inversores ve solo un 13% de probabilidad de que la Fed aumente las tasas en la próxima asamblea de septiembre.

Como el criptomercado ha insinuado repetidamente que romperá su estancamiento de verano, la consolidación que ha durado más de dos meses parece seguir dominando. Desde un punto de vista técnico, el patrón de cuña en el que se ha estado negociando Bitcoin desde el mínimo de noviembre acaba de llegar a una coyuntura crucial, ya que se ha roto a través de su soporte de línea de tendencia. Los datos históricos del gráfico dejaron a muchos alcistas esperando un repunte hacia la resistencia de $ 34,000, ya que en los tres casos anteriores en que Bitcoin rozó su soporte de línea de tendencia, aumentó un 46%, 47% y 26% respectivamente. Esta interacción con el soporte presentó una ventana ideal para una posición larga en Bitcoin, sin embargo, los alcistas perdieron esta pelea contra los bajistas. El próximo nivel clave parece estar alrededor de los $25,000, que los alcistas buscarán mantener antes de volver a los $30,000.

Consulte el gráfico en TradingView aquí.